CHOCOLATES SOLÉ

La historia del chocolate

Los orígenes

Las primeras apariciones del chocolate

La palabra chocolate proviene de náhuatl xocolatl (literalmente significa ‘agua amarga’) pero se incorporó al castellano como chocolate y se expandió a lo largo de todo el mundo junto con las semillas de cacao.

Su primera localización en España y Europa, en el año 1534, fue un envío de Fray Jerónimo de Aguilar de un saco de semillas de cacao y la receta del chocolate a Don Antonio de Álvaro, abad del Monasterio de Piedra, en la ciudad de Zaragoza.

Los monjes de la consagración utilizaron el chocolate líquido y amargo como medicina debido a su gran aporte energético y calórico.

La presencia del chocolate en Cataluña

Uno de los territorios donde el chocolate más incidencia tuvo a nivel mundial fue Cataluña.

La primera fábrica de chocolate en España se creó en el año 1777. Las instalaciones estaban ubicadas en las cercanías de la ciudad de Barcelona,donde se desarrolló la industria chocolatera y tiene inicio la pasión por el mundo del chocolate.

No fue hasta el siglo XIX cuando por primera vez se empezó a solidificar el chocolate y fabricar las tabletas que conocemos y saboreamos hoy en día.

La casa Chocolates Solé

Desde siempre, nuestros chocolates han sido elaborados bajo tres premisas fundamentales: tradición, calidad y responsabilidad. Somos capaces de experimentar una excitante mezcla de tendencias y tradición, fruto de nuestra pasión por el chocolate.

Nuestro taller de chocolate y negocio familiar se ubicaba, en sus inicios, en el barrio del Clot de Barcelona. Actualmente, contamos con un equipo de más de 25 personas apasionadas por el mundo del chocolate, comprometidos socialmente, colaborando con empresas de inserción de trabajadores con discapacidad.

“Un repaso a la historia de este producto es mucho más que la historia de un dulce. Es también historia de la cultura, del arte, de la tecnología y, en definitiva, de todo un país”. Mª Antonia Martí Escayol